miércoles, 31 de octubre de 2018

Los albergues de migrantes en Tijuana ya están saturados y viene la caravana


*De cualquier manera se les recibirá y atenderá de la mejor manera posible, dice la coordinadora del Desayunador Salesiano Padre Chava, Claudia Portela

Crispín Garrido Mancilla / Infonort
Fotografía y Video: Denisse Carrión

Tijuana.- Mientras prevalece la incertidumbre respecto a la fecha y las condiciones en que llegará la caravana de centroamericanos que actualmente se encuentra en el sur del país y se prevé que llegue a esta ciudad, los albergues se  encuentran saturados debido al constante arribo de migrantes tanto deportados como provenientes de otras partes del país o extranjeros.
Claudia Portela, coordinadora del Desayunador Salesiano Padre Chava, que diariamente ofrece alimentos a un promedio de 800 a mil 200 personas, entre migrantes, personas en situación de calle y adultos mayores, comenta a Infonort en entrevista que es una interrogante lo que va a suceder con la caravana y el impacto que tendrá a su llegada a Tijuana.

Si bien en situaciones extraordinarias, como la oleada haitiana, que llegó de golpe a la ciudad en la segunda mitad de 2016 y la primera de 2017, el desayunador multiplica su esfuerzo para atender a mucha más gente, sólo tiene capacidad para albergar en condiciones adecuadas a 35 o 40 personas más.
Agrega que en caso de que la caravana llegue a Tijuana, se coordinarían esfuerzos y capacidades para recibir a los migrantes en por lo menos cinco albergues debidamente instalados y, como sucedió con los haitianos, si son demasiados, diversas iglesias y organizaciones habilitarían espacios para alojarlos.
Una cosa indudable, es la solidaridad de los tijuanenses para con los recién llegados, reconoce.
Como lo explica en la entrevista con Infonort que acompaña esta nota, toda la atención se encuentra centrada en la caravana, que en realidad es una marcha; pero mucha más gente está cruzando la frontera sur y desplazándose por sus propios medios y podría saturar los albergues mucho antes.
En caso se suceder así, comenta Portela, se tendrían que habilitar espacios quizá no tan adecuados, como sucedió en la oleada haitiana, pero se dará prioridad a la protección de las mujeres y los niños de los riesgos que implica el hacinamiento, mientras cada cual decide qué hará, si intentar buscar refugio en Estados Unidos, quedarse a trabajar aquí o regresar a sus lugares de origen.
Al final, insistió en que se debe tratar con dignidad a los migrantes, cada uno con sus propias motivaciones para abandonar su país, pero a la vez se les debe hacer ver a ellos que tienen derechos y obligaciones, para evitar complicaciones.